Aprende a utilizar herramientas del Calendario Maya para vivir en sincronía con el Tiempo Galáctico y el Eterno Presente de la Multidimensionalidad para abandonar la ilusión del tiempo lineal.

Los Mayas, Maestros del Tiempo, crearon esta matriz, y gracias a ella podían saber como se presentarán los dias, y que éstos reciben una clase especial de energía en ciertos dias sagrados.
En los días DRAGON se presenta una excelente oportunidad para iniciar proyectos, dar un paso adelante, tomar decisiones y actuar. Puede ser la ocasión de golpear puertas, de entrevistarse con las personas adecuadas, de contactar gente. Es un día de mucha energía, un a fuerza poderosa empuja a hacer, a llevar adelante los planes de vida, de movilizar. También la cualidad del DRAGON es nutrir el Espíritu, alimentarse interiormente, profundizar los conocimientos.
En los días VIENTO se manifiesta el don de la comunicación; la misión del día es comunicar el Espíritu compartir con los demás el sol interior. Es un día de diálogo, de apertura, de entendimiento, y es muy adecuado para aclarar situaciones. El VIENTO une las personas, las acerca, lleva la información a través de las comarcas. Otorga una bendición especial a los comunicadores sociales, los periodistas, los escritores, los locutores, etc.
En los días NOCHE uno se adentra en el misterio de la vida, profundiza en los secretos del Ser y el Cosmos, el Creador y lo creado. Bajo el manto de la Noche se esconden los misterios que darán nacimiento a un nuevo amanecer. Es el don de la NOCHE soñar la abundancia, de comprender lo ilimitado de la vida, saber desde lo más profundo del alma que aquello que soñamos puede convertirse en realidad si lo soñamos con el corazón.
En los días SEMILLA el Universo manifiesta la fertilidad para que germinen los proyectos e iniciativas. Hay que preparar la Tierra, abonarla, y luego plantar la semilla en el surco. Día a día debemos regar la semilla, hablarle para que entienda, para que conozca nuestras intenciones; ella escucha. La Semilla es el principio de la vida, de la generación; de una semilla crece un árbol, pero un árbol puede tardar años en crecer.
En los días SERPIENTE se despierta en nuestro interior el poder de la fuerza vital. Con más intensidad que nunca, nace de las entrañas de la Tierra un poder que impulsa a actuar. Es el instinto primitivo del ser humano sublimado. La SERPIENTE tiene importante componenda sexual, despierta pasiones en el hombre y fertilidad en la mujer.
En los días ENLAZADOR DE MUNDOS debemos atender el llamado a la entrega y dejar ir las cosas. La entrega es lo opuesto al abandono, significa liberarse del deseo de querer controlarlo todo, es necesario dejar que las ideas fluyan. El ENLAZADOR DE MUNDOS es Ser interdimensional, une las dimensiones y trae mensajes del más allá. También cierra etapas, es principio y fina de las cosas. Debemos terminar un ciclo para comenzar otro.
En los días MANO desciende a la Tierra el son de la curación. Son ideales para la limpieza del cuerpo, de la mente y del Espíritu. En la palma de la mano está el poder de curar; debemos utilizarlo. Todos somos sanadores por naturaleza, de modo que es preciso manifestar este poder. El Kin MANO es un día de realización, hay que completar cosas y poner “manos a la obra”.
En los días ESTRELLA debemos envolvernos en el don de la belleza, el arte y la elegancia. Es el día de los artistas, cuando se manifiesta nuestra capacidad creativa, el día de los artesanos y los juglares. Llenemos nuestra vida de magia, embellezcámosla y pongámosle además un toque de color. Vivamos creativamente, busquemos alternativas. Salgamos de la rutina, rompamos los esquemas. Saquemos el actor, de nuestro interior, pintemos un cuadro y cantemos una canción.
En los días LUNA afloran todas nuestras emociones. Estamos muy sensibilizados, todo nos afecta, todo nos modifica. Sentimos a través del plexo solar ubicado a la altura del estómago. De nuestro interior brotan lo mejor y lo peor que tenemos. Decimos cosas que , en circunstancias normales jamás diríamos. Pero también aflora la ternura, el amor s e manifiesta desde nuestro corazón e inunda el mundo.
En los días PERRO desciende sobre la Tierra el poder del amor universal. El PERRO es el fiel representante del amor en su más elevada expresión. Abramos nuestro corazón a la experiencia del amor. “In lacke’ch” tu y yo somos uno: la comprensión de este misterio otorga la sabiduría del amor. Dios mora en nuestro corazón y tu y yo estamos unidos por Dios. Ama a tu prójimo, porque eres tu mismo. En los días PERRO aflora la necesidad de dar, de ayudar, de compartir. Es la magia de este Kin.
En los días MONO tenemos un predisposición natural hacia el juego. El MONO solo busca satisfacer su propio placer, disfrutar, disfrutar y disfrutar. Y esto es bueno, porque nuestra cultura nos inculpó la culpa por sentir placer y ser feliz está mal visto. Es necesario re-educarnos. El MONO nos propone tirar la casa por la ventana, divertirnos, reir a carcajadas hasta que nos duelan las costillas. Compartir con amigos momentos gratos y salidas.
En los días HUMANO debemos hacer uso de nuestra libre voluntad, pero esa no es una tarea tan sencilla. Los Mayas llamaron HUMANO a este peldaño de evolución porque se dice que es el escalón donde el ser humano trastabilló. De modo que debemos hacer un buen uso de nuestra libre voluntad, es decir, no hacer lo que uno quiere sino tener en cuenta el todo, tomar conciencia. Libre albedrío significa usar nuestras energías constructivamente.
En los días CAMINANTE DEL CIELO nos pica el bichito de la curiosidad. El CAMINANTE es un buscador, un descubridor; quiere saber más y más y nunca nada lo conforma. Jamás se sacia su sed de conocimiento. Es un investigador nato y no descansa hasta buscar el fondo de las cosas. Su motivación en la vida es explorar nuevos territorios y , una vez que los descubre, ya dejan de interesarle. Ese es el destino del CAMINANTE DEL CIELO.
En los días MAGO debemos realizar el don de la magia. Todos somos magos. Estamos hechos a imagen y semejanza del Creador y Dios nos otorgó la capacidad de crear. Tenemos que creer en nosotros mismos y confiar con la magia, deseemos algo y, luego, expresemos que eso que queremos se manifieste en este mundo. Veremos suceder milagros.
En los días AGUILA desarrollamos nuestra visión interior. El AGUILA era un animal sagrado para los Mayas; habitaba en ambos mundos, en dos dimensiones distintas. Concentrémonos en nuestro tercer ojo, ubicado a la altura del entrecejo, y despertemos nuestra visión interna. Escuchemos nuestras intuiciones y hagámosle caso a los presentimientos. Desarrollemos la telepatía y la comunicación mental.
En los días GUERRERO debemos planear estratégicamente nuestra vida. Nada estará librado al azar, preguntémonos hacia donde nos dirigimos, que queremos de la vida. Clarifiquemos las metas y luego sigamos los pasos necesarios para que el objetivo se cumpla. Para los Mayas la estrategia era el arte de dar batalla a la vida.
En los días TIERRA centrémonos en nosotros mismos y meditemos acerca de nuestra fuerza interior. Descubramos los potenciales con los que contamos. Conectémonos con la naturaleza y los dones de la Madre Tierra; escuchemos su sabiduría, recuperemos la calma y cultivemos la paz. Es preciso, en estos días, hallar el justo equilibrio y desde allí, actuar.
En los días ESPEJO nuestra propia imagen se reflejará en los demás. Eso que admiramos en los demás está en nuestro interior como una cualidad que debe desocultarse. El defecto que vemos en el otro está también en nuestro interior. El ESPEJO también refleja la eternidad de la vida: si ubicamos dos espejos enfrentados, veremos que se multiplican infinitamente y forman un verdadero túnel a través del tiempo. De tal naturaleza fue creado el Universo.
En los días TORMENTA se producen los grandes cambios. Es un momento de transformación. Estallan los cielos, cae la lluvia, se riegan los campos, todo renace. Lluvia es también purificación, toda la vida se desarma para recomponerse. Autogeneración y cambio. Es una oportunidad para inventarnos a nosotros mismos, ser quienes somos, mostrarnos auténticos, comenzar de nuevo.
En los días SOL entramos en comunión con el Espíritu. El Universo es la suma de soles. El centro de la Galaxia, cada sistema gobernado por una estrella solar, el fuego interior de la Tierra, tu propio sol en tu corazón. El SOL es el principio de la vida, fuente de todas las cosas. La llama de luz que mora en nuestro corazón es sabiduría , conciencia, amor. Al contactarnos con esa fuerza, descubriremos nuestro poder interior. En los días SOL recibimos el don de la iluminación.


1 comentarios:

Mercedes Calderon @ 16 de noviembre de 2013, 10:22

Interesante reseña, muchas gracias
Mercedes