Aprende a utilizar herramientas del Calendario Maya para vivir en sincronía con el Tiempo Galáctico y el Eterno Presente de la Multidimensionalidad para abandonar la ilusión del tiempo lineal.

Hola ! Has recibido un mensaje de mawhen kas                               GOODFI~1

Asunto: 52 años

hola Maiclen, quisiera que me hablaras del 52, ya que son los años que cumplo el mes que viene, y se que es un número importante, te dejo un beso. piquilabru@xxxxxx.com

 

Hola  Querida Mawhen! Feliz Cumpleaños! y nuevo nacimiento!

Cumplir 52 años tiene todo un significado, significa volver a nacer!

Los seres humanos espejamos durante nuestra vida a los movimientos cósmicos, ya que somos un microcosmos de un macrocosmos, y esos ciclos celestiales, estelares que suceden a nivel cósmico también se suceden a nivel terrenal, configurándose en nuestro cielo interno.

El número 52 es un fractal del ciclo de 5.200 años o cuenta larga, que es lo que tarda nuestro sistema solar en dar la vuelta alrededor de las Pléyades.

Cada 52 años se sincronizan el Calendario Haab (que cuenta el ciclo solar)  y el Tzolkin ( cuenta sagrada de los días).

A lo largo de nuestra existencia en un espacio tiempo atravesamos diferentes ciclos y uno de los más importantes es el que se inicia cuando cumplimos 52 años.

Significa que ya hemos atravesado por todas las variantes de experiencias que nos brinda el haber nacido bajo una energía específica, y que se produce una sincronía, que nos permite experimentar un nuevo nacimiento, en 52 años se suceden 4 ciclos de 13 años (4x13=52), y son los 4 soles por los que atravesamos.

Este nuevo nacimiento  o Quinto Sol se caracteriza porque ahora somos nosotros nuestros propios padre y madre interna, los mayas consideraban que realmente en esta edad es cuando uno se vuelve adulto.

Con la guía del Padre Cielo y en conexión con la Madre Tierra podemos a esta edad comenzar un período de crianza de nosotros mismos, haciéndonos cargo de nuestra energía en todas sus manifestaciones y significa también que vuelven a repetirse los años de nuestra vida, con toda la oportunidad de redimir, sanar y sellar huecos abiertos. Por ejemplo durante todo este año vas a estar vibrando en paralelo con tu primer año de vida, es el primer año del resto de tu vida.

Es muy importante hacer un balance y tener en cuenta la misión que uno ha venido a cumplir, porque este día es una renovación.

Como Semilla Cósmica Amarilla has venido a que florezcan tus dones o potencialidades, y con ellos a dejar una huella, algo que perdure la presencia y deje memoria en los demás.Tu propósito es que logres ser libre y te liberes de las cadenas que te impidan abrirte al cosmos y  conectar con la abundancia del universo, ya que has venido a DAR….

Una Semilla para poder brotar necesita encontrar una Tierra nutritiva en donde sembrarse, que es tal cual como haber encontrado tu lugar en el mundo, para ello necesita la visión, para poder encontrar esa Tierra fértil en donde se nutra y crezca hacia la luz, mientras se arraiga más y más en su Tierra interna, que significa que se ha encontrado a si misma porque descubrió que clase de Semilla es, que clase de planta será capaz de florecer y que frutos son los que dará de si. La Semilla es potencialidad pura…

Te dejo una breve reseña de que es lo que hacían nuestros ancestros para conmemorar este ciclo y que puedas espejarte y tal vez realizar un ritual para darle la bienvenida a este alumbramiento.

FELIZ RENACIMIENTO, FELIZ FUEGO NUEVO, FELIZ NUEVO SOL!!!!

 

La civilización del Anáhuac tenía a un solo Dios que era innombrable, invisible e impalpable. Que se había creado así mismo y había creado el universo, que podía estar en todas partes al mismo tiempo. Poseía muchas advocaciones esta deidad suprema, como los cristianos tienen once mil advocaciones diferentes de una sola Virgen. Si analizáramos las costumbres y tradiciones de nuestra civilización Madre, dimensionaríamos su gran potencial.

Desde tiempos inmemorables se realizaba una ceremonia llamada “Del Fuego Nuevo”. En efecto, cada 52 años que se cumplía el ciclo cósmico en que el Sistema Solar gira exactamente en torno a las estrellas llamadas Las Pléyades. Se tenía la creencia que cuando finalizara este ciclo se podía iniciar el fin del Quinto Sol. De modo que el día en que terminaba el ciclo de 52 años se apagaban todos los fuegos y se recogían las representaciones de los dioses, tanto de las casas como de los templos. La gente de los pueblos se encaminaba al cerro tutelar y ahí se ponían a orar para que saliera el sol y se aseguraran otros 52 años de vida del Sol en el que vivimos. Era parte del ritual que en el cerro se hacían pedazos las representaciones de los dioses que habían estado vigentes durante el ciclo de 52 años que estaba terminando ese día. Esta es la razón por la cual en casi todos los pueblos antiguos de México, existe un cerro en el que se encuentran gran pedacería de cerámica ritual (tepalcates). Cada 52 años se destruían sin excepción todas las formidables y magistrales piezas de cerámica sagrada.

Cuando aparecían los primeros rayos de luz del nuevo día, todo se convertía en fiesta, pues estaban asegurados otros 52 años de vida del Quinto Sol. La gente bajaba del cerro entonando himnos religiosos y se hacía una ceremonia muy importante llamada “Del Fuego Nuevo”, donde se encendía un fuego que duraría otros 52 años en los templos y en los hogares de la población.

He aquí lo trascendente. De inmediato se mandaban hacer las nuevas representaciones de las advocaciones del Dios innombrable, invisible e impalpable. Aquél por quién se vive. De este modo los artistas volvían a crear en barro y otros materiales estas figuras que vivirían en el centro de su sacralidad justo 52 años.

( Tomado de:http://www.toltecayotl.org/)

 

Un Abrazo Galáctico

Maiclen

1 comentarios:

Anónimo @ 6 de junio de 2012, 23:16

Hola Miclen, muchas gracias por tu blg. tengo53 años, pronta a cumplir 54. en nuestra cultura acostunbramos a darle fiesta a los 50 años. Nunca le encontré sentidoa eso, pero tu inforemacion es valiosa y me ayudó a comprender lo que me pasa ahora, la necesidad de darle un sentido a lo que me resta de vista. Gracias
Estrella